SLIDER

Un nuevo mundo. Los gimnasios.

¿Te imaginas una nueva forma de hacer ejercicio, al aire libre, rodeado de naturaleza, sólo o en grupo y a escasos pasos de tu casa? Esto ya existe. Pero ¿quieres subirte al tren de mi hemisferio derecho para ver lo que vieron mis ojos en uno de mis tantos sueños nocturnos?

NUEVOS ESPACIOS VERDES DE EJERCICIO


Aquella noche soñé con un grupo del Club Corredores y un conocido parque de mi ciudad, Alcobendas, aunque estaba algo cambiado. El parque era un conjunto de montañas, lagos, zonas boscosas, lianas, empredrados y todo tipo de bellezas naturales diferentes.

El parque tiene diferentes entradas y de cada entrada parten o finalizan diferentes recorridos. Estos recorridos se clasifican por duración, nivel de dificultad, grupos musculares y si son de carácter individual o grupal (porque en toda la serie de mi Nuevo Mundo, está presente el sentimiento de comunidad). Sí, hay recorridos que sólo puedes transitar en grupo, porque tendrás que ayudar y necesitarás ayuda para hacerlo.

Aire libre. Puro aire libre. Estás expuesto al frío gélido del invierno o al bochornoso calor del verano. La comodidad como requisito para práctica deportiva es cosa del pasado. Y como dice una frase de motivación de la aplicación Freeletics: “Quien piensa que el sol es felicidad, nunca ha entrenado un día bajo la lluvia” (algo así), supongo que es prima de: “Cualquiera que piense que el sol es pura felicidad, nunca ha bailado bajo la lluvia”. Sea como sea, todos lo compartimos.

Un recorrido puede empezar corriendo 1 km de terreno rocoso, lanzarte al agua y nadar 600m (en mi sueño el agua era turquesa, cristalina, y muy fría, como si varios iglúes se hubieran deshecho allí), volver al terreno reptando o subiendo una liana, entretenerte con unas dominadas en esas preciosas estructuras de madera, o marcarte unos abdominales knee-raises o unos toes-to-bar. Seguir corriendo y atravesar una corriente sobre esas rocas que sobresalen del agua y de nuevo llegar a otra zona abierta de césped donde entretenerte con unas flexiones…

Vamos a movernos y divertirnos. Hay quien se cronometra y hay quien en estas zonas abiertas reservadas a la calistenia, al encontrarse con sus vecinos o compañeros de proyecto (antiguamente trabajo), se entretienen a charlar. En estas zonas puedes tomar otra ruta, y lo que habías empezado sólo, terminarlo en grupo. Es muy común ir toda la familia, por pequeños que sean los pequeños de la familia, valga la redundancia, como también grupos de niños dirigidos por un guía cualificado, necesarios para el desarrollo de identidad y valores personales. También actitudes como el Liderazgo y Trabajo en Equipo.

Los fines de semana se organizan Yincanas. También las noches de luna llena y en los cambios de estación. Se organizan unas buenas reuniones con todos los vecinos. Los pequeños se suben a los árboles a coger frutas para el evento.

Es tan bonito el parque… No sé si podéis imaginarlo tal como está en mi cabeza. Hay rincones donde simplemente disfrutar de las vistas, de observar a otros cómo enfrentan los retos del terreno. Mi favorito es un puente de madera, de estos idílicos que tienen forma curva. De los que te sientas y te cuelgan las piernas. Ese puente te regala uno de los mejores sunset de la ciudad.

Al finalizar el recorrido, están las aguas termales. Eso sí que es felicidad. Por no hablar de los chorros que descargan la tensión del recorrido. Ahí compartimos cómo ha ido el entrenamiento o el paseo, qué han descubierto, si han superado su mejor marca… es uno de los momentos súmmum del día.

LOS GUARDIANES DEL BOSQUE. LOS ENTRENADORES

Extensos kilómetros de parque son protegidos por Guardianes. Estos guardianes son guías cualificados en Movimiento y Naturaleza. Cuidan el entorno, sus animales y las personas. Se conocen al dedillo todos los caminos, y en ocasiones, se unen para acompañarte durante esos recorridos. A veces los ves, a veces no los ves. Desde luego siempre es un placer compartir con ellos el ejercicio porque vives con ellos su pasión por lo que hacen. Te enseñan un montón de cosas y los más pillines te retan a salirte de tu área de confort.

¿Y LAS INSTALACIONES DEPORTIVAS?

Esperad que no me habéis dejado acabar. No me los pensaba cargar. Los he transformado. Los antiguos gimnasios son ahora Centros de Rehabilitación. Han derivado al sector de la Salud y no del Ocio y/o Fitness. Siguen existiendo muchas de las máquinas como las conocemos, sólo que ahora las diseñan en color blanco. Ya sabes, más asociada a esa tecnología médica puntera. Los que se forman en Movimiento (oso a cambiar hasta los nombres de las formaciones) o colaboran en los parques o colaboran en este tipo de centros. Ayudan a rehabilitar lesiones físicas o tratar otras afecciones, emocionales o mentales, trabajando específicamente sobre la zona en la que se concentra. Lo has adivinado. Hemos llegado a la era de la medicina holística. Las máquinas están guapísimas, tienen pantallas de rayos X no nocivos (no son rayos X, no sé cómo se llaman pero para que me entiendas) dónde el profesional puede ver la estructura ósea del paciente y detectar anomalías en su rango de movimiento.

¿Y LAS ANTIGUAS MÁQUINAS?

A ver, las antiguas antiguas ya no existen, pero algo de sus diseños siguen latentes en las máquinas que hay en los bajos de los edificios. Somos una comunidad de vecinos autosuficiente. Tanto en las compañías como en los edificios, una forma de generar energía es con el Movimiento. Es en las plantas bajas dónde colaboradores (lo que conocíamos como trabajadores) y vecinos, a través del ejercicio en esas máquinas generan energía que llega a un acumulador. ¡Un momento, que se me desvía la imaginación!, estoy siendo partícipe de una conversación en una conocida compañía:

Han pedido a Pepito que vaya a Dirección

– Pepito hemos visto que esta semana no has generado watios suficientes para la empresa.

– Jefe no tengo tiempo.

– Pepito sin watios te sobrará el tiempo.

– Jefe usted lo quiere todo. Quiere watios y quiere los trabajos terminados a tiempo.

– Joven, un problema debes de tener cuando tus compañeros acumulan watios y entregan los trabajos a tiempo. Se me ocurre algo. Ve a visitar el Banco de Tiempo.

– ¿El qué?

– El Banco de Tiempo. Su propio nombre lo indica. Tiene tres días libres para asistir y tres meses para conseguirlo.


Llevo una hora y media escribiendo. Corto aquí pero seguiré añadiendo cosas al tema, porque me dejo el nuevo diseño arquitectónico de las casas, que integran el movimiento. Sólo te adelantaré unas Monkey Bars en madera de Wengué, en el techo del pasillo. Son todo un frenesí colgarse y desplazarse por ellas.

Por cierto, quiero dedicarlo y dar las gracias a toda organización, personas y aplicaciones que se han ido cruzado en mi camino del ejercicio: Freeletics, Marc Lauren, AUT, Club Corredores, Holmes Place, Marcos Vázquez, Mammoth Hunters, CalisteniaApp.
Un nuevo mundo. Los gimnasios.

Gemma Sierra

gemmasierra-nuevo-mundo-gimnasios






2 comentarios

  1. Bonitos sueños... Etimológicamente la palabra gimnasio procede del griego gymnos que significa desnudez. Sería maravilloso que en esa actividad soñada por tu hemisferio derecho las personas pudieran "desnudarse" y mostrarse tal como son, sin apariencias, sin mentiras, sin miedos, sin engaños, sin complejos, sin vestidos que disfrazan el alma y distraen la percepción de lo que verdaderamente es. Yo me apuntaría a ese gimnasio. (Y también enviaría mi curriculum).

    ResponderEliminar
  2. José Manueel!! : ) No tenía ni idea del significado. Me has hecho reflexionar. Fíjate que de alguna manera siempre he pensado lo ideal que sería lo que comentas, que todos fuéramos más auténticos con respecto a quiénes somos y lo que queremos, y al leerlo escrito unido a mis últimos aprendizajes sobre la Compasión, se me ha venido como una flecha el pensamiento de que quizás no sea necesario cambiarnos, si no Aceptar simplemente que ser humano comprende todas esas cosas. ¿Para qué querría que todos fuéramos auténticos? ¿Eliminaría así todas las emociones negativas, las que me duelen?

    ResponderEliminar

© Gemma Sierra • Theme by Maira G.